Los Miserables brillan en Sevilla

jueves, 21 de noviembre de 2013

Día de la función: 16 de noviembre de 2013.

Pase: 22:00 horas.

Llegó el día de Los Miserables. La función arranca a las 22:00 horas, pero ya una hora antes hay gente esperando a las puertas del auditorio FIBES para entrar. A las 21:00 horas las azafatas abren las puertas, y la gente comienza a entrar para localizar su butaca. Se oyen comentarios de todo tipo: "Yo lo vi en el Lope de Vega de Madrid y tenía que verlo de nuevo", "Yo compré las entradas hace un par de meses" o "Espero que salga Ignasi Vidal", hasta que al fin se apagan las luces.


El escenario de Los Miserables 
preparado para el comienzo de la función.
Todas las emociones están en el escenario; la miseria, la angustia, el dolor, el amor, el coraje, todo es palpable para el espectador. Esto es posible gracias a más de una treintena de intérpretes, que no solo cantan, sino que encuentran una excelente conexión con su respectivo personaje. Todos son estupendos. Elena Medina deja sin aliento al público con ‘Soñé una vida’ (el conocido tema ‘I dreamed a dream’) a través de su sufrido personaje, Fantine. Los Thénardier (Rubén Yuste y Eva Diago), el extravagante matrimonio que ostenta la roñosa e inmunda taberna, saca su lado más cómico en ‘Amo del mesón’, y el público ríe a carcajadas ante el descaro de ambos personajes. Pero sin lugar a dudas impacta, y mucho, la confrontación Valjean-Javert, personajes interpretados por Nicolás Martinelli e Ignasi Vidal, respectivamente. Martinelli emociona con Sálvalo, tema interpretado con gran pasión. Por su parte, Ignasi Vidal interpreta lleno de energía al rígido Javert arrancando la ovación del público con su impecable tema Estrellas. Cabe resaltar a Carlos Solano, que interpreta al joven revolucionario Enjolras, que con un gran potencial de voz anima a los demás estudiantes a unirse a las barricadas y a Silvia Parejo, que encarna magistralmente a una desolada Éponine.

Todo esto no sería posible sin un gran equipo técnico. Y es que la puesta en escena deja con la boca abierta. Para recrear el París de aquella época se utilizan proyecciones de imágenes y decorados inspirados en las pinturas del propio Victor Hugo. Los efectos visuales y sonoros no tienen nada que envidiar a una película. La reconstrucción de una barricada a tamaño real impacta bastante, añadiéndole los efectos especiales ante un ataque.


El vestuario y maquillaje también son dignos de mención. Todos los personajes están perfectamente caracterizados, desde los más miserables, con ropas y peinados andrajosos, como es el caso de las prostitutas, pasando por el inspector Javert, con un traje impoluto que le otorga un aspecto intimidante, llegando al protagonista, Valjean, perfectamente representado en el momento de su vejez haciendo desaparecer a Martinelli bajo un cabello canoso figurando una imagen demacrada.

Un musical no sería lo que es sin una espléndida orquesta en directo. La partitura está compuesta por 40 canciones interpretadas de forma impecable por una orquesta de 14 músicos. Sin duda son tan responsables del éxito del musical como los propios intérpretes.

Los actores saludan a un público que no para de aplaudir y alabar este gran espectáculo.  
Tras casi dos horas y media de espectáculo el espectador sale emocionado, con el
vello de punta. Y es que el entusiasmo no es para menos. La mayoría de ellos llevan un
mínimo de dos meses con sus entradas compradas. Los más ansiosos incluso esperan en entrada de FIBES para conocer a los actores que encarnan a dichos personajes. Con total normalidad, tras un impecable trabajo, acaban su día firmando y fotografiándose con los seguidores e intercambiando opiniones.

4 comentarios :

  1. Tengo mil ganas de poder verlo ^^
    besos

    ResponderEliminar
  2. A mi este musical es que no me llama nada de nada, pero me alegra que a ti te gustase ^^

    P.D: somos paisanas!!! XD

    Besos!

    ResponderEliminar

"El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad".

Víctor Hugo

Translate